MIENTRAS LA LUZ

MIENTRAS LA LUZ es el nombre del blog que Francisco Cano mantiene en torno al mundo de la poesía. Es uno de esos blog que se lee para estar al día, para enterarse de los próximos actos, las presentaciones y para leer sus reputadas críticas.

El último artículo, del pasado lunes, 21 de enero, pasa revista a los actos que se fueron sucediendo en Madrid en la pasada semana. Entre éstos el que se celebró el viernes en el Círculo de Bellas Artes que, para nosotros los checanos, tuvo especial relevancia como ya reflejamos en la noticia Diluvio de poesía, de versos y de amistad que publicamos el sábado 19.

Reproducimos aquí ese artículo en lo que al acto del Círculo se refiere:  

En semanas como la que pasó  

Viernes 18 

Elena Medel y Sergio Gaspar

A la misma hora Sabina y García Montero presentaban, a sala repleta, Las Identidades, el libro de Benítez Reyes en la colección pija de Visor. Media sala en el Círculo para el Homenaje que Manuel Rico y Javier Lostalé habían ideado para Sergio Gaspar. Necesario. Unas 70 personas, en su mayoría poetas. En las últimas filas Juan Carlos Mestre y Julieta Valero. Mantuvo Sergio un gesto adusto (para cuando me ves tengo compuesto) durante todo el acto, que fue largo. Se trataba de glosar, valorar y agradecer el riesgo editorial de DVD, el empeño surgido a mediados de los 90 como alternativa a lo que apestaba a establecido y convenido. Se trataba de decir que era entendible el final de la apuesta, por valiente. Habló Lostalé, centrando el acto, habló Eduardo Moga sobre la identidad del proyecto clausurado, habló Jordi Doce, componiendo un centón exquisito con versos y títulos de la editorial, habló Juan Manuel Macías y habló Manuel Ricoque leyó un poema de Sergio de corte gilbiedma sobre la fugacidad de los goces, sobre la vida en serio. Y habló Sergio Gaspar. Simplemente, dijo, para dar las gracias, para decir que DVD mereció la pena, para señalar que la rica creación española está herida, abandonada por los lectores, la sociedad civil y la institucional. Y que no se arrepiente de haber intentado defenderla. 

Tres checanos. Tomás, Antonio y Sergio

Se emocionó cuando vio en la sala la presencia de sus paisanos de Checa que acompañaban a este redactor, léase Antonio M. Mansilla y Tomás Mansilla Arrazola, dijo que esperaba en el acto a poetas y editores, pero no a checanos. Y señaló con fuerza que “al igual que su padre, cuando deje de ser todo lo que es, lo último que le quedará será ser de Checa”. Lo que dicho por alguien que llegó a Cataluña con un año de edad es decir mucho de su persona. Leyó luego el poema Algunos metros de infinito (ver aquí vídeo) de su libro Estancia, conmoción de la madre reducida. Y otros poemas que hablaban de ruinas, de derrumbes, y de la necesidad de reconocerse en ellos. María Fortuny, su mujer, escuchaba. Poetas de la casa pasaron luego por la mesa para agradecer y/o leer. Pablo García Casado, García Román, Martín Vega, Elena Medel, Antonio Lucas y Fernández Mallo entre ellos. No fue lo mejor, aunque sí necesario.    

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *